Home Nutrición Beber agua para adelgazar

Beber agua para adelgazar

Siempre hemos oido que beber agua adelgaza, pero para muchos beber entre dos o tres litros de agua al día puede suponer un tremendo esfuerzo.

En realidad en esta entrada vamos a contestar a dos cuestiones, tanto el motivo por el que tomar agua adelgaza, como la razón por la que si no bebemos suficiente agua no seremos capaces de adelgazar.

La respuesta la tienen dos órganos, los riñones y el hígado.

Durante la pérdida de peso el cuerpo necesita eliminar más toxinas que cuando no estamos adelgazando. Los riñones deben eliminar estas sustancias del cuerpo a través de la orina. Para ello necesitan mucha agua para poder trabajar bien.

Cuando no tienen esta ayuda extra, entra en acción el hígado.

Beber_agua_para_adelgazar_1

El problema es que cuando el hígado está realizando la tarea que deberían estar haciendo los riñones, deja de hacer correctamente lo que debería estar haciendo, es decir, metabolizar (quemar) las grasas.

El cuerpo es bastante inteligente, y lo primero que hace es protegerse. Si tiene que decidir entre quemar grasa o eliminar las toxinas que recorren nuestro cuerpo, siempre elegirá lo segundo.

El agua también participa de los procesos metabólicos en los tejidos musculares y adiposos, permitiendo producir el gasto calórico y la quema de grasas de reserva para generar la energía que el cuerpo necesita.

El resumen es claro, si no bebemos agua los riñones no podrán trabajar de forma correcta, por lo que el hígado, en lugar de ayudarnos a adelgazar quemando las grasas, se pondrá a aliminar las toxinas que los riñones no pueden asumir.

Adicionalmente, cuando tomamos poco agua (menos de un litro y medio al día), el cuerpo tiende a almacenarla, es lo que se denomina retención de líquidos, para poder afrontar posibles carencias futuras de agua.

Cuando pensamos en adelgazar siempre pensamos en la grasa, pero normalmente la primera fase del adelgazamiento es eliminar el agua retenida en exceso.

Finalmente, el agua tiene un efecto saciante, por lo que tomar uno o dos vasos de agua antes de la comida nos permitirá comer con menos apetito, por lo que comeremos lo que realmente necesitamos, sin excesos.

Esto tabién nos ayuda a adelgazar. En todo caso, es necesario comer correctamente, por lo que no debe interpretarse que comer poco es una buena idea para adelgazar, ya que a la larga conseguiremos el efecto contrario.

Para los que busquen estudios científicos que lo demuestren, puedo comentaros el caso del estudio sobre los efectos del agua en los procesos metabólicos que realizó un equipo de científicos alemanes bajo la dirección de Michael Boschmann, en el centro de investigación clínica Franz-Volhard de Berlín.

Realizaron un estudio con catorce personas de peso normal (siete hombres y siete mujeres). Durante el estudio bebieron agua bajo su supervisión.

En tan sólo diez minutos tras haber ingerido el agua, sus índices metabólicos indicaban un incremento en la quema de calorías, hasta alcanzar un pico de un 30% en la siguiente media hora.

A partir de ese tope, los niveles vovían a normalizarse un par de horas después.

Calcularon que tomando seis vasos extra de agua al día, en un año una persona podría quemar, sólo por este motivo, algo más de 17.000 calorías (Kcal). Lo que significa adelgazar un par de kilos.

Esto da la sensación de que por mucho agua que tomemos no vamos a perder demasiado peso (dos kilos en un año no es demasiado).

Pero hay que recordar que con poco agua el resto de acciones que tomemos, (alimentación adecuada, algo de ejercicio aeróbico) no darán el resultado que esperamos.

Exit mobile version